planificación económica
22 Sep. 2021

Planificación económica

 

Actualmente estamos inmersos en el proceso de fomentar e incrementar nuestra excelencia empresarial. Un significado muy amplio que engloba diversos conceptos.

En este artículo vamos a analizar el concepto de planificación económica y financiera y, el proceso seguido para su puesta en marcha. Veremos, por lo tanto, la planificación económica, que dará lugar a una cuenta de explotación y un balance de situación previsional, y la planificación financiera, que dará lugar a un presupuesto de tesorería que nos permitirá estimar la cantidad de fondos necesarios.

¿Qué es una empresa?

En su acepción más extendida, el concepto de empresa hace referencia a una entidad conformada por elementos muy diversos. Cabría destacar personas, bienes materiales, realizaciones, y capacidades técnicas y financieras— dedicada a la producción y transformación de productos o la prestación de servicios para satisfacer necesidades y deseos existentes en la sociedad con la finalidad de obtener una utilidad o beneficio.

Está claro que la obtención del beneficio en sí no constituye la esencia de la actividad empresarial, pero resulta igualmente evidente que condiciona la viabilidad económica del proyecto y, por lo tanto, su propia supervivencia.

New Call-to-action

¿Qué es el proceso de gestión de una empresa?

Nos referiremos al proceso de gestión de la empresa como la configuración de los ambientes de trabajo: encaminar los recursos materiales y humanos hacia los objetivos comunes de la organización, teniendo en cuenta que Las actividades necesarias se realizan en los diversos departamentos de la empresa y existe una diversidad de funciones necesarias para conseguir los objetivos.

¿Quién se encarga?

La Dirección de la empresa tiene como cometido principal el proceso de gestión y su misión es garantizar la rentabilidad, por lo que es la encargada de formular y gestionar los objetivos y fijar las pautas del resto de unidades. De esta manera, su actividad básica comprende la toma constante de decisiones, la gestión de los recursos y la ejecución del plan de acción.

Para el buen desempeño de su misión, este órgano, tiene atribuidas las funciones de dirección y organización, que le permitirán focalizar acciones y orientar esfuerzos, así como las de planificación y control, con las que podrá medir los resultados y reaccionar ante las desviaciones.

La planificación económica para un correcto plan de acción

Cabe destacar la dificultad que comporta la elaboración de un plan de acción en el que deben intervenir todos los departamentos de la empresa con cometidos y lenguajes muy distintos entre sí. De ahí la importancia de la elaboración del presupuesto económico, entendido como la expresión, en términos monetarios, de un programa de actividades diseñado por la empresa para alcanzar sus objetivos.

El lenguaje financiero, como único utilizado en el plan económico, permite unificar todo el plan de acción y analizar si el proyecto tiene coherencia económica, o, si se prefiere, si resulta rentable y eficiente bajo un punto de vista financiero.

Podríamos decir que las funciones de planificación y control que se atribuyen a la Dirección son dos caras de la misma moneda, puesto que la elaboración del presupuesto (plan financiero como su expresión monetaria) no tendría sentido sin la función posterior de control, que lo compara con la realidad, analiza las desviaciones e impone las correcciones necesarias para alcanzar los objetivos previstos. De la misma manera, la función de control sin un plan que sirva de referencia y que señale los objetivos se quedaría sin contenido, perdiendo todo su significado.

La planificación económica

Resulta evidente que, cuando hablamos de planificación económica, nos estamos proyectando al futuro, haciendo el ejercicio de imaginar la situación que deseamos para la empresa en un momento posterior. Para que esta proyección resulte efectiva, debe seguir unas reglas:

  • Las estimaciones deben ser razonables.
  • Deben seguir el criterio coste-beneficio. 
  • Deben ser revisables y fáciles de adaptar a cambios. 
  • Deben ser elaborados sobre bases reales.
  • El personal debe participar en su elaboración.

¿Cómo se inicia el proceso?

El proceso presupuestario se inicia con el análisis del mercado y las ventas previstas que espera la compañía para el período analizado: si vamos a satisfacer necesidades y deseos de nuestro mercado, deberemos estimar su volumen (cuántas unidades o servicios sería necesario distribuir).

Una vez fijado este punto, podremos volver la vista hacia la capacidad de producción existente en la empresa. En el caso de que no dispongamos de suficiente, tal vez sea necesario analizar un presupuesto de nuevas inversiones que nos permita asumir la producción necesaria.

Llega entonces el momento de que cada departamento elabore sus presupuestos operativos que permitan producir y distribuir la cantidad de ventas estimada. La integración de todos los presupuestos operativos en la cuenta de pérdidas y ganancias previsional nos indicará si el plan es eficiente desde un punto de vista económico, es decir, si genera o no beneficios. 

En el caso de que la ratio de rentabilidad económica no ofreciera los resultados esperados, deberíamos revisar de nuevo los presupuestos operativos o la cifra de ventas estimada.

New Call-to-action

El presupuesto de tesorería

Si los beneficios antes de intereses y tasas estimados (BAIT) ya fueran aceptables, deberíamos analizar la financiación requerida, a través del presupuesto de tesorería, que maneja un horizonte de 1 año y cuyas finalidades son la ejecución táctica y la activación de la utilización de líneas concretas de financiación. En este presupuesto se analizan los tres tipos de flujos de caja que se deben tener en cuenta:

  • El flujo de caja operativo: derivado de los presupuestos operativos, pero teniendo en cuenta la fecha de los movimientos financieros de fondos (cantidades cobradas y pagadas y momento de cobro y pago).
  • El flujo de caja de inversión: derivado de los cobros y pagos con motivo de los presupuestos de inversión o desinversión de la compañía.
  • El flujo de caja de financiación: derivado de los cobros y pagos con motivo de las actividades de financiación, como la recepción o amortización de los préstamos.

De esta manera, vemos que la gestión del presupuesto de tesorería es un eficaz aliado para:

  • Gestionar la obtención de recursos, la negociación con los bancos y la inversión de excedentes.
  • Planificar el control de riesgos y las políticas de inversión a corto y a largo plazo.
  • Controlar las desviaciones presupuestarias y de las cargas financieras.

Por último, las previsiones de tesorería se integrarán en el balance de situación previsional, lo que nos permitirá analizar la estructura financiera de la empresa.

En los tiempos actuales, la velocidad en los negocios, impuesta por la aparición de nuevos competidores, la aplicación de tecnología disruptiva y la globalización de los mercados, se considera cada vez más importante, por lo que la rapidez en la respuesta se ha convertido en una ventaja competitiva de primer orden para garantizar la supervivencia de las empresas.

Fijar objetivos y planificar acciones nos permite acortar los tiempos de respuesta ante cualquier eventualidad que tenga como resultado la desviación de plan establecido gracias a la detección precoz en el proceso de control.

Para poder realizar todos estos análisis y las acciones correctivas que puedan derivar, necesitamos disponer de un sistema de gestión integrado o enterprise resource planning (ERP) que además pueda proyectar diferentes escenarios, para poder simular, pensar, decidir y actuar con la ayuda de una herramienta de business intelligence (BI).

Para completar el artículo, añadimos algunos links interesantes:

https://ekon.es/erp-mas-usados-en-cada-industria/
https://recursos.ekon.es/ebook-kpi-empresa?hsCtaTracking=3ee6abb9-c413-46c8-8f72-bd0fc8293c60%7C7c2bc1e9-aeac-4ea1-99fc-1c83eaa2ea5f
https://ekon.es/soluciones-digitales-transformar-negocio/
https://ekon.es/datos-o-informacion-las-herramientas-analiticas/

New Call-to-action
Fernando Belmonte